Un día cualquiera en el Aeropuerto y yo estaba – para variar – muerto de hambre, entonces decidí comer algo que incluyera pan y carne, pero no tan potente como un italiano, sino algo light como un clásico Barros Luco.

La ruta del Sandwich no para, y es que en cada esquina nos topamos con uno nuevo. No es la gran ciencia, ya que no es más que tirar carne dentro de un pan, ponerle algo rico y voilá!. Ahora la gracia está en cocinar bien las cosas y que éstas sean de calidad, y es exactamente lo que ha logrado el local Tamarugo en el Aeropuerto Arturo Merino Benítez.

Pasaba frente al local y vi a un tipo comerse un tremendo barros luco y me llamó de inmediato la atención por 3 razones:
1.- Exceso de queso
2.- Exceso de carne
3.- No son racistas (más adelante explico)

Decidí comprarme algo en el local ya que se veía potente el sangurucho, pero no lo comí ahí si no que lo pedí para llevar.

Llego a mi casa, abro mi cajita y me encuentro con un exquisito barros luco como el que describí más arriba, delicioso. Ahora el término de racista es porque no discriminan los bordes del pan de molde, que para mi es algo importante, ya que este realza el sabor del mismo dándole un toque de tostado.

Sobre este Sandwich nada que decir.. cumple con todas las expectativas!
Nota : 7/10

Pro’s : Mucho queso y carne

Contras : Le falta un toque de algo.. podría ser un poco de pimienta y tal vez tratar con otro tipo de queso como el mantecoso 

Comparte: