Llegó el verano y no hay nada mejor que sentarse en una mesa, disfrutar del viento y comerse un Sándwich calientito. Y como ese es nuestro trabajo, pasamos por un nuevo local llamado Sandbar.

En el corazón de Ñuñoa, se encuentra este nuevo lugar ubicado en el nuevo Boulveard de la ya conocida plaza; un espacio de paseo con un par de restaurantes muy buenos.

Apenas llegamos, notamos un local distinto a los demás; no sólo por sus colores llamativos, si no por su menú. La carta estaba muy buena, por lo que decidimos probar algo nuevo para nuestros paladares: Sándwich de Ají de Gallina.

El Ají de Gallina es un plato de nuestros hermanos peruanos (a estas alturas clásico también en nuestro país) el cual con una buena receta, pudo ser llevado a un rico pan Frica.

La atención fue rápida y por apenas $4.500 pudimos disfrutar de un rico “sánguche” de pollo deshilachado con ají amarillo, crema, queso cabra, nuez y lechuga. Una rica experiencia para nuestra cultura sandwichística.

Nota : 8/10

Pro’s : Buena presentación
Contras : La lechuga se pierde, necesita un agregado más fuerte que compita con el ají.

Comparte: