En cuanto tomé el desafío de probar toda las Mayos Kraft que encontré en el mercado, me topé con una que sabía que no me iba a gustar mucho: Fat Free.

¿Qué es eso? ¿Es para mujeres? Vamos a darle una oportunidad y probarla antes de juzgarla.

La verdad es que encontré que no tenía mucho sabor ya que para mi tiene que ser cerda y con mucho gusto a mayo, pero es una opinión personal así que no me pesquen si quieren.

Mi idea : Aprovechar que esta mayo tiene poca grasa para combinarla con distintos ingredientes y hacer una salsa de mayo bien rica y cototuda!.

Le pedí ayuda a mi polola y maestra de cocina Luna Latuf para emprender este hermoso viaje por los mares de nuevas salsas, que donde si me encontraba con los malvados piratas del mal sabor, todo terminaría mal.

Picamos un cebollín, sacamos un poco de merken y le aplicamos un poquito de pimienta, y ¡voilà!, tenemos una nueva salsa en base a la Mayo Kraft Fat Free (recomendamos hacerlo en una juguera para que quede mejor).

Ahora es momento de probarla con nuestro picoteo.

A mi parecer quedó buenísima y lo mejor de todo es que no pierde el sabor auténtico de la mayonesa. Suave, rica, ideal para picotear con los amiguis tomando un vinito blanco… algo así.

Ahh también hicimos unas chaparritas caseras y estaban exquisitas con la salsa!

Comparte: