Ayayaiii… no saben cuanto me cuesta hacer esto, pero a veces es necesario descargarse un poco. No solo para que en volá el local se de cuenta de que está haciendo algo mal, si no para que ustedes también sepan donde ir a comers!.

Un compañero seco pal Gohan, pelaba caleta el cable con unas famosísimas empanadas llamadas “La Cotota”. Palabras como “Están netas” o “Son mortales” se escuchaban en conversaciones típicas de almuerzos en los palet de la oficina.

Tanto wevió que fuimos al Juan Maestro, que no tiene nada que ver, pero iguals. Al llegar al local, nos dimos cuenta que estaba repleto, por lo que decidimos pasar a La Cotota a probar las empanadas de las que tanto nos hablaba este weón.

La carta era grande, los precios estaban piola y alguien que supongo que era el dueño o socio me dijo que las empanadas las entregaban en a lo más 3 minutos, así que solté las lucas y me compré una grande de Ají de Gallina.

Pasados los 3 minutos esperando la empanada, me tocó seguir esperando 12 minutos más aproximadamente, por lo que todo lo que me habían dicho en la caja fue más falso que la declaración de Carlita Ochoa sobre el Halcón Matinal (que en paz descanse).

El tema es que pedí la empanada para llevar y me la dieron en una bolsita de papel café tipo doctor chapatín.

Camino a la pega la empanada se empezó a chorrear y terminó rompiéndose junto con el papel, así que tuve que comérmela en el camino. Se veía tal cual está en la foto. El relleno era como tomarse una sopa, nunca tuvo nada sólido dentro de la empanada.

En fin… no se los recomiendo!

Comparte: