Providencia es un lugar maravilloso para salir a comer porque hay de todo, desde picadas cumas hasta restaurantes gourmet a toda nalga. Bella China no es uno de ellos, si no más bien un local de almuerzos para trabajadores comunes y corrientes con un poco de cumeidad.

Un par de veces he ido a ese local, y lo he conocido con 2 nombres distintos: Chinos con chela y Chinos cochinos. Es más, el otro día con mis compañeros de pega le dijimos a una mina: “Vamos a los chinos cochinos” y cachó al tiro que era el Bella China.

¿Será verdad que son cochinos? Ni idea… Igual después de la alerta y de las más de 500 personas intoxicadas en las torres de Carlos Antúnez , pasé a comerme una cochiná que estaba bien buena.

En su menú tienen un montón de clásicos, obviamente, como en cualquier comida china, pero en esta ocasión quise comer uno de mis platos favoritos: Pollo frito con tamarindo.

Básicamente es la misma wea que el pollo piña, pero sin piña (por ende menos dulce, pero no más malo). Lo bueno de este local es que te podis pedir una chelita de litro para disfrutars con los compañeros de pega. Ideal pa matar las calores de la ciudads.

Como siempre, atienden unos chinos muy divertidos que dicen palabras malas, te pasan boletas de mierda en papel kraft, y atiende una mina súper morena que usa pantalones cafés y de reojo pareciera que está en pelota, así que es divertido.

En fin, el platito sale $3.400 y viene con bebida! Es bien power y es ideal para pasar una caña o reponerse después de un fin de semana de mierda.