Desde hace un par de semanas decidí que Burger King es mi local favorito de comida rápida, mucho más que McDonalds o Wendy’s, además caché que tenían una nueva burger y quería probarla antes de empezar mi dieta (si, tengo que hacer dieta).

La quiero hacer corta. Steakhouse 3.0 triple es lo nuevo de BK y le lleva una exquisita carne a la parrilla, para ser más exactos 3 hamburgesas, junto con mayonesa, lechuga, tomate, cebolla crispy, salsa bbq, tocino y ese espectacular queso cheddar que nuuuuunca puede faltar en las hamburguesas del rey.

En la foto se veía piola así que la pedí care nalga, pero cuándo me la pasaron caché que era bestial y temí por mi vida, mi guata y mi corazón, y no por el colesterol, si no porque después de comerla me podía dar mucha pena.

Empecemos con decir que tomarla ya es complicado. La carne sobresale brígidamente de la burger, te chorreai entero y quedai lleno de condimentos en la cara y bigotes (hombres y mujeres, mucho cuidado). A pesar de todo esto, le perdono a Burger King lo grotesca de su burger y le aplaudo por su calidad.

Fuera de webeo, su hamburgesa es la mejor de las comidas rápidas tipo cadena gringa y esas volás!, no como la M amarilla que te muestra la tremenda burger y después te pasa un canapé. Y si, quiero ser polémico aunque no cause polémica pero Mcdonalds, Burger King te acaba de pegar la tremenda patá en la raja.

En fin, la hamburguesa es bacán, mutante, rica, sabrosa y lamentablemente no pude comérmela entera. Si, se que les fallé pero de verdad que la triple fue mucho para mi. Sorry.

Comparte: