Elkika es por lejos una de mis fuentes de soda favoritas. Te atienden rápido, bacán y bueno, la comidita que te sirven además de dejarte pochito, es a toda nalga.

Por razones estúpidas y desconocidas tenía este local un poco de lado, y es que con tanta cosa rica dando vuelta por ahí es difícil decidir a la hora de zampar, pero a veces se te viene a la mente y tienes que ir. Y eso pasó.

Me vestí y fui a Elkika a cachar el mote. Como siempre, me atendieron mega rápido y fue tan expedito como la costanera a las 7 de la tarde.

Como soy un hombre clásico, decidí ir por lo de siempre: Lomo palta mayo más papas fritas y una bebidita.

Como nunca pasó que se demoraron menos de 2 minutos en servirme. Estaba maravillado por lo sucedido.

Al cachar mi sanguchito, me di cuenta de que algo había cambiado: el corte del lomo.

Verán, en el escenario clásico, el lomo viene en un corte más tipo pluma: delgadas láminas, casi deshilachado. En este caso el corte era grueso como si estuvieramos zampándonos un pedazo de carne.

Le pregunté al mesero y me contó que habían cambiado la preparación pero que seguía igual de rico. Nada que hacer po, a comer.

Y si, déjenme decirles que el mesero tenía la razón: era el mismo lomo de siempre, con el clásico sabor y nada, un 7.

Para que hablar de las ricas papitas que te sirve, que si no son un 7 no se que son porque estoy seguro que caen del cielo directo al plato.

papas

Comparte: