En uno de los últimos sábados del año, fui invitado a probar la única hamburguesa del hotel Ibis.

¿Se puede comer en un Hotel? Obvio que si. Ibis tiene una cocina abierta para quienes se hospedan y quienes pasen por fuera de uno de sus hoteles, buscando algo para comer.

Si bien no encontramos una experiencia que te vuele la cabeza, tenemos un par de platos que sin duda nos van a sacar de apuros.

Al momento de tomar la carta vamos a ver un par de platos relacionados directamente a las carnes, como la hamburguesa que probé o un lomo, para luego pasar a las ensaladas, en donde destacamos que estas sean tipo buffet. Luego, nos encontramos con tres tipos básicos de pasta y un par de acompañamientos.

Al momento de pedir nuestra hamburguesa, nos cuentan que existen dos burgers: la Ibis Burger y la Ibis Burger Providencia (por la comuna en donde está el Hotel). La Ibis Burger trae queso gouda y cebolla caramelizada, mientras que la Providencia trae queso camembert y champiñones ($5.900 c/u).

3  2

Para ser un hotel y no un local de comida, creemos que la hamburguesa se defiende hasta la muerte, pero eso no quiere decir que no tenga puntos negativos:

  • El pan se siente un poco seco y migoso, y eso no puede pasar en un pan
  • En el caso de la Ibis Burger, notamos que la cebolla caramelizada no era taaaan caramelizada
  • En cuanto a la Ibis Burger Providencia, creemos que el sabor del queso camembert es muy fuerte, por lo que sería bueno contrarestarlo con algo que no sean los champiñones, que tienen muy poco sabor

¿Lo positivo? La muy muy muy buena atención y rapidez, los ricos postres (en especial el mousse de maracuyá) y las sopaipillas, que estaban buenísimas.