Hace poco con mi amiguito de aventuras, diegoelbueno, fuimos al Flannery’s, un pub onda “irlandés” que decidió sacar unos sanguchitos así que obviamente tenía que probarlos.

Así es, yo conocía el Flannery’s porque un par de veces después de la pega pasé a pegarme unos pencazos pero desconocía totalmente que tenía sanguchitos.

En este caso, me invitaron a probar estas locuras y como buen sanguchero obviamente acepté la invitación.

Cuando vi la carta, caché que en realidad tenían caleta de sánguches, pero finalmente decidí pedir el más vendido que era El Huaso, un sándwich con carne mechada al merlot, cebolla estofada, tomate, ají macerado (:S), salsa de ajo y unas papitas caseras que esas si que estaban mortales, y todo eso por tan solo $7.500.

Otra de las cosas que me dio más lata que la cresta, era que la carne tenía sus buenos nervios entremedio así que cortarla con los dientes fue difícil, y cuando le tienes que meter mano, sabes que no está bien.

Ahora, el problema era que este sánguche venía en un pan de hamburguesa ideal pero es que MATADÍSIMO, porque cuando te sirven un pan así, te das cuenta que no se están tomando esta weá en serio. Lamentable.

En el caso de mi amiguito diegoelbueno, se zampó El Porteño, un sanguchito con el mismo pan matado, pescado del día, tomates, cebolla pluma y untadura de cilantro (colorssss). También traía papitas caseras amadas y costaba $7.300.

Si tuviera que elegir un sándwich, iría por El Porteño porque puta que son ricos los sándwiches con pescado!! Pero porfa amigos del Flannery’s, cambien el pan. ES UNA ORDEN!!!

Lo otro, es que las papas eran buenas buenas buenas, y las chorrillanas ocupan las mismas papas, así que espero poder ir a zamparme una chorri lo más pronto posible.

Además, acompañamos estas locuras con unas cervecitas del Flannery’s que esas si que estaban buenas, así que jumbitos por las chelas, pero por los sándwiches, no.