Sanguchería Pinganilla y sus mechadas caseras

Las mechadas son una maravilla que los extraterrestes pusieron en nuestro camino luego de ver todo lo que disfrutabamos con la comida, obviamente, porque los aliens son todos sangucheros o por lo menos eso quiero creer.

Si hablamos de mechadas, tenemos distintas preparaciones pero hoy nos enfocaremos en las más caseras o mejor dicho las que hace la sanguchería Pinganilla, un pequeño local de Provi que tiene un menú chiquito pero pulento.

En este caso fui a zampar con mi compañero de aventuras Rodrigo, quién lamentablemente ha engordado por mi culpa. Llegamos fácilmente a Pinganilla estando cerca del metro Manuel Montt, vimos la pequeña carta y decidimos rápido porque obvio que sabíamos a lo que íbamos: mechadas.

Por mi parte me comí la mechada de la foto de arriba que era una italiana con una cantidad grotesca de carne, rebosante palta, frío tomate y mayo casera en un poto de marraqueta, que además de ese sánguche traía una tacita con caldo csm! ($3.600), mientras que el Rodrigo se chantó una mechada pulenta ($3.800) que trae obviamente su carnecita, cebolla caramelizada, tomate y un queso que te deja knock out.

Si quieren probar una mechada distinta, creo que Pinganilla es si o si el lugar porque no es la típica mechada de sanguchería clásica si no una mucho más casera con un sabor que de seguro no van a encontrar en otro lado.

Ahhh, además, se me olvidó contarles que si quieren un buen sánguche de potito, este es el lugar correcto para probarlo.

Bai bai!!

 

Comentarios

Powered by Facebook Comments