Cuando hace calor o frío, siempre es rico tomarse una chelita mientras almuerzas, estás en la ducha o simplemente en la oficina sin que cache tu jefe, por eso nos guardamos unas botellas en el poleron y hicimos maldades en la ofi.

Comparte: