En Sanduich no somos tan flojos como para comer sólo en locales, si no que también tenemos el poder de cocinar unas ricas hamburguesas y disfrutar de un momento agradable de conversaciones sanguchísticas.

Comparte: