En Provi, donde trabajo, está lleno de locales bacánes y locales de mierda obvio, como en todos los lados. Un día de salir a almorzars con los compañeros, Hugo me mostró un local que cambiaría mi vida para siempre: Tierra del Fuego.

Comparte: