El otro día pasé por Juan Maestro y caché que tenían nuevos sabores y que estaban pulentos, así que decidí entrar y probar la fruta prohibida!

Comparte: