Ya en mi segundo día, estaba más descansado, con más hambre y listo para comer. Después de un paseo por la bacáns feria de San Telmo, pasamos a comer a Bar El Federal, ubicado en un pintoresco barrio lleno de pura comida a toda raja.

Comparte: