El otro día caché un local que se llamaba Braulí, que además de ser maravilloso por tener hamburguesas pulentas, tienen un delivery de puta madre que es tan bacán como ver a Iván Zamorano jugando polo con doble arcoiris de fondo.

Comparte: