Ayer al salir de la pega no me sentía muy bien, es más, estaba un poco fatigado, con ganas de invocar a un amigo mío y con un dolor de cabeza que me quería morir, así que al llegar a mi casa decidí darme amor con un sanguchito para que se me pasara todo.

Comparte: