Era un fin de semana normal y planeaba comer algo light que no afectara mi rendimiento durante el día porque iba a salir con la Luna. Pero no, fui a Castillo Hamburger y casi muero de un infarto por tan gigantesca y grotesca hamburguesa. La nota después del salto.

Comparte: