Me gusta el ritmo que están agarrando las sangucherías en nuestro país, creando y rompiendo esquemas de lo clásico que estábamos acostumbrados a probar en las clásicas fuentes de soda. Esto es lo que me pasó el otro día cuando fui a Casa Combi, un lugar distinto a los demás.

Comparte: