Me estaba cambiando de casa y no se po, hacía hambre. Si no me equivoco era un sábado y para celebrar el cambio tratamos de ir a muuuuchos lugares pero estaba todo lleno (dahhh, sábado tipo 9 de la noche). Finalmente se me prendió la ampolleta y dije: Vamos a la Fuente Reina po!

Comparte: