No suele pasar mucho, pero en esta segunda ida al local Charly Dog (les contaré más adelante), quedé como un verdadero perdedor, perkin y aweonao. Así de corta.

Comparte: