Estuve varios días pensando en si comer esta monstruosidad era lo mejor para mi salud o no, y luego de diferentes tipos de reflexiones decidí arriesgar mis arterias e ir a mordisquear la quesona hamburguesa.

Comparte: