En el mundo de las hamburguesas existe todo, al igual que en el mundo de los chinos, y digo mundo porque están ahí todos apretujados viviendo sus cosas con godzilla y monos gigantes, sin convidarle nada al mundo más que aparatos electrónicos baratos.

Comparte: