Como es súper obvio, no puedo vivir de hamburguesas y milanesas todos los días. En verdad si podría pero no sería lo correcto, aunque no se porque no sería lo correcto, pero filo, ya está. Fuimos a Cumaná, un restaurant que nos recomendó la Vero y era bacáns.

Comparte: