A veces uno anda por los sectores de Bustamante y no encuentra muchos lugares donde engullirse unos sangururus, y es ahí donde llega Dalai Lomo a dejar la patá con sus ricas cositas. Dalai Lomo te queremos mucho!

Comparte: