La comida es un tema delicado, tanto así como una polola: te puede marcar de por vida. Lamentablemente uno de mis locales favoritos de milanesas me rompió el corazón y no se si quiero volver a comer sus sanguchitos.

Comparte: