Hoy teníamos el día libre para pasear, comprar, weviar y comer, que es lo que más nos gusta, por lo que teníamos que elegir un lugar mortal para cambiar nuestra plata por una rica comida. ¿Dónde? Un local a toda zorra llamado El Club de la Milanesa.

Comparte: