El otro día estábamos muertos de hambre en la oficina y se me ocurrió la genial idea de pedir un sanguchito delivery, y en este caso dejamos a Docetrece bajo el monóculo.

Comparte: