No todos los días uno disfruta de un rico sanduich, de esos que te dejan marcando ocupado, que te dejan queriendo comer otro pero de pura gula.

Comparte: