A veces uno hace cosas increíbles por la comida, como aguantarse mucho rato sin comer para después disfrutarla a concho, o recorrer 17 kilómetros solo para zamparse lo que ven en la fotito de arriba.

Comparte: