En invierno lo único que quiero es estar acostado en mi cama calentito, pero esta vez el hambre me la ganó, por lo que me levanté y me fui a la segura yendo a la Fuente Chilena, el mejor lugar para comer una fricandela.

Comparte: