Hace poco había escrito una nota sobre Italita porque me invitaron y la verdad es que las pizzas eran a toda raja. Y cuando algo me gusta siempre digo: si me gusta, vuelvo. Así que volví a Italita como un ser humano común y corriente y me llevé la terrible sorpresa.

Comparte: