El otro día me dio hambre y partí de una a un local clásico al cuál no iba hace un buen tiempo, estamos hablando de Fritz.

Comparte: