En un domingo familiar, fuimos al Johnny Rockets, uno de mis lugares favoritos para comer y para compartirs (suena cursi, pero el bailecito cada 30 mins me encanta). Comí algo nuevo y ahora les cuento.

Comparte: