El otro día después de la pega, quisimos comer algo liviano y suave, así que pasamos al Mr. Jack a deleitarnos con una cosa poca para engañar la tripa.

Comparte: