El mundo de las pizzas es muy pequeño y hermoso. Hace mucho tiempo había escuchado de Italita y no me había dado el tiempo de ir hasta que me invitaron a probar una de sus maravillas.

Comparte: