Otro día más en esta ciudad, y después de ir a buscar a la Luni a la escuela, pasamos a una picada que tenía donde vendían comida por peso. No hablo de peso de plata, si no de kilos! Una maravilla tan desconocida como el cosmos.

Comparte: