Hace aaaaños que había ido a Albedrío y recuerdo que salí fascinado con la Americana que me comí ese día, pero no solo eso, si no que el local también era impecable. Hoy después de todos esos años, volví a ver que pasaba con la carta.

Comparte: