Empezamos el año con tuti y no sólo porque nos pegamos un tremendo carrete en año nuevo, si no que también fuimos invitados a una sanguchería buenísima que conocimos en la Feria del Sanduich.

Comparte: