La base de toda salida a comer sanguruchos es tener hambre, seguida por elegir una buena entrada para luego pasar al plato principal. Estudios dicen, que como la velocidad de la luz, uno puede babear al ver los appetizers en el menú de cualquier local. A mi me pasa usualmente.

Comparte: