Era sábado, había caminado mucho y nuevamente tenía muuuuchas gañas de ñoquis, pero como el Golfo di Napoli estaban tan lleno tuve que ir obligado a tirarme una burger a Castillo.

Comparte: