Comer sándwiches es lo que más me gusta en la vida, y hace un par de semanas fui a Pucón solo a probar un sanguchito. ¿El resultado? Esta hermosa nota llena de sabores!

Comparte: