El otro día nos adentramos en una aventura un poco peligrosa, que involucraba salir de la casa, tomar el metro, llegar al local y comerse tres hamburguesas.

Comparte: