En un típico día de oficina, donde nada diferente puede ocurrir aparte de que un entre un dinosaurio y elimine todos nuestros archivos secretos de la pega, se me ocurrió la genial idea de ir al Taste It!

Comparte: