A todos nos gusta probar nuevos sanguchitos, en especial a mi, y es en esos momentos en los que me pongo muy contento cuando tengo algo a toda raja frente a mi y quiero puro zampármelo. En este caso me refiero a República del Sándwich.

Comparte: