Siempre me han gustado los fideos chinos, tanto así que un tiempo hice una dieta que solo consistía en comer de esos (unos que se llamaban Love Me muy cumas). En fin. Hace un tiempo leí en una página esta receta de Roy Choi, un chef koreano, y quise imitarla. Acá el resultado.

Comparte: