Creo que ya pasé el límite y he ido demasiado a Ciudad Fritos, pero es que es difícil no ir cuando te queda relativamente cerca y es tan pero tan rico que la familia real queda chica al lado de una rica merluza frita con esas papitas que solo saben servir en el local anti animalista.

Comparte: