En Santiago encontramos joyitas de aquellas si nos ponemos a buscar, y creo que la sanguchería Pinganilla es una de ellas.

Comparte: