Con Rodrigo arriesgamos nuestros hermosos cuerpos para comer unos ricos sándwiches en La Forja, y vivimos para contarlo.

Comparte: