A veces en la vida uno se enfrenta a grandes sambushes los cuales tienen que ser comidos por el ser humano, y cuando hablamos de grandes no nos referimos a esos lomitos italianos gigantes de las fuentes de soda, si no a bestias como el Gato Viudo de Ciudad Vieja.

Comparte: